Científicos canadienses creen tener cura de enfermedad degenerativa

Científicos canadienses creen tener hoy la posible cura de la esclerosis lateral amiotrófica (ELA), enfermedad degenerativa del sistema nervioso que debilita los músculos y afecta las funciones físicas.
elaUn equipo de investigadores del Hospital Universitario de Montreal (CHUM) estiman que la dolencia podría ser tratada con la pimozida, medicamento usado durante medio siglo para atender la esquizofrenia y que se vende a un precio muy bajo.

Los primeros resultados de un ensayo clínico en humanos parecen demostrar que tienen razón, destacó un reporte de Radio Canadá Internacional.

Uno de los grandes problemas con la ELA, también conocida como enfermedad de Lou Gehrig, es que ahora conocemos a la mayoría de los genes implicados en la enfermedad, pero todavía no tenemos casi nada que ofrecer a los pacientes para aliviarlos, afirmó Pierre Drapeau, investigador en neurociencia del CHUM.

Drapeau y su colega Alex Parker, también investigador de la institución científica, iniciaron las pesquisas en 2012 en varias especies animales probando la efectividad de más de tres 800 medicamentos  conocidos y aprobados.

La idea era que si encontrábamos una molécula con un efecto sobre la ELA, sería mucho más fácil de usar en los pacientes, y finalmente descubrimos al mejor candidato: el pimozida, un antipsicótico, detalló Drapeau.

Pruebas de laboratorio han arrojado que cuando se aplica dicho fármaco a cobayas y algunas especies de peces y gusanos paralizados, estos comienzan a moverse con más normalidad al restaurarse el puente entre el cerebro, el sistema nervioso y los músculos.

Según los científicos, en 2015 se efectuó un primer ensayo clínico en humanos con un pequeño grupo de 25 personas, que arrojó resultados prometedores tras una prueba de seis semanas.

Esto abre la puerta a un segundo ensayo clínico más grande que comenzará en las próximas semanas con aproximadamente 100 voluntarios en nueve hospitales  canadienses, detallaron.

Entre dos mil 500 y tres mil canadienses padecen la enfermedad de Lou Gehrig que poco a poco degenera las células nerviosas del cerebro y la médula espinal que controlan los músculos motores.

A lo largo de todo el proceso, los sentidos -vista, oído, gusto, tacto y olfato- se mantienen inalterables y permanece viva e intacta la capacidad cognoscitiva.

El físico británico Stephen Hawking es una de las personas más famosas con ELA. En su caso, la enfermedad lo dejó casi completamente paralizado e incapaz de hablar.
noviembre 19/2017 (PL)