Análisis de sangre para ayudar a los niños alérgicos al polen

El diagnóstico por componentes a través de un análisis de sangre permite elegir la composición de vacunas más eficaces para los niños con alergia al polen. Así lo afirma un estudio reciente de pediatras alergólogos de la Sociedad Española de Inmunología Clínica, Alergología y Asma Pediátrica (SEICAP) publicado en la revista Pediatric Allergy Immunology.

alergia gramineaLos autores han comprobado que a través de una muestra sanguínea se pueden determinar los componentes exactos a los que el menor presenta respuesta alérgica. Con la primavera a la vuelta de la esquina, la SEICAP recuerda que el único tratamiento curativo dirigido frente a la alergia al polen es la inmunoterapia específica con alérgenos, que son administrados por vía subcutánea o sublingual. El Dr. Javier Torres, miembro del Grupo de Trabajo de Alergia Respiratoria y Asma de la SEICAP explica: "Con el diagnóstico molecular conseguimos que la inmunoterapia sea específica e individualizada y tenga sentido", a lo que añade: "Aunque los pacientes muestren síntomas similares, cada uno puede tener un perfil de sensibilización distinto".

La rinitis alérgica es la enfermedad alérgica crónica más habitual en niños y su prevalencia oscila entre el 8,2 y el 38 % en la población pediátrica española, según el citado trabajo. De todos ellos, el 60 % tienen rinitis alérgica estacional, provocada especialmente por el polen de olivo y/o gramíneas. En el conjunto de España el polen más numeroso es el de las gramíneas. Sin embargo, tal como lo puntualiza la autora principal del estudio y miembro del Grupo de Trabajo de Inmunoterapia de SEICAP, la Dra. Ana María Martínez Cañavate, en cada zona predomina un tipo de polen y la época de polinización de cada especie es distinta, aunque a veces se solapen entre sí.

En este trabajo, publicado también en la revista oficial de la Academia Europea de Alergia e Inmunología Clínica (EAACI), los pediatras alergólogos españoles analizaron a casi 300 pacientes con una media de edad de 13,4 años, diagnosticados de rinitis alérgica estacional con o sin asma, con pruebas cutáneas positivas al polen de olivo y de gramíneas, que a menudo suelen confundirse.

La sintomatología incluye prurito nasal, ocular, faríngeo, lagrimeo, estornudos, secreción nasal, obstrucción nasal y bronquial, y tos, entre otros. Por ello, el doctor Torres recomienda: "Es fundamental que los pacientes que ya han sido diagnosticados de rinoconjuntivitis y/o asma primaveral inicien con suficiente antelación la inmunoterapia y la medicación preventiva indicadas por su especialista en alergia pediátrica, a fin de paliar las manifestaciones de la alergia primaveral".
marzo 16/2018 (immedicohospitalario.es)