Europa limitará uso veterinario de antibióticos

La Unión Europea (UE) impondrá límites al uso de antibióticos en animales creados para consumo humano como parte de una estrategia para frenar el aumento de las bacterias resistentes a esos medicamentos, que pueden contaminar también personas.

hen_impactUna nueva ley pactada entre los diputados europeos y los gobiernos de los 28 países de la mancomunidad impedirá el uso preventivo de antibióticos (tratamiento profiláctico) que hacen actualmente muchas granjas y creadores de ganado para mejorar el rendimiento de los animales.

Se podrán hacer excepciones para casos específicos de animales individuales que presenten un "alto riesgo de infección con graves consecuencias". El caso debe ser "plenamente justificado por un veterinario", precisa la legislación.

Por otra parte, el uso de antibióticos para cuidar infecciones existentes (tratamiento metafiláctico) solo estará autorizado "cuando no exista una alternativa apropiada, y después del diagnóstico y la justificación de un veterinario".

Las exigencias se aplicarán igualmente a los productos alimenticios importados por la UE.

'Nuestros socios comerciales que desean continuar exportando a Europa también deberán abstenerse de usar antibióticos como promotores de crecimiento', explicó la diputada conservadora francesa Françoise Grossetête, ponente de la propuesta de ley en el Parlamento Europeo.

'El uso de medicamentos veterinarios nos concierne a todos, porque tiene un impacto directo en nuestro medio ambiente, nuestra comida, nuestra salud. La resistencia a los antibióticos es una verdadera espada de Damocles, que amenaza con enviar nuestro sistema de salud a la Edad Media', afirmó.

Para fomentar la investigación de nuevos medicamentos antimicrobianos, la UE ofrecerá incentivos como protección comercial para sustancias activas innovadoras y protección para inversiones significativas en datos generados para mejorar un producto antimicrobiano existente o para mantenerlo en el mercado.

La nueva ley aún tiene que ser ratificada por el Parlamento y el Consejo europeos, un simple trámite burocrático dado el consenso ya alcanzado.
junio 18/2018 (Notimex)

Distribuir contenido