¿Existen de verdad los asexuales?

Según los estudios, una de cada 100 o 200 personas puede considerarse asexual. Sin embargo, la gente simplemente no suele creer que los asexuales existan, ya que casi toda la cultura popular se basa en el tema del sexo. Por lo tanto, el objetivo principal de las instituciones destinadas a apoyar a los asexuales es convencer al mundo de que dicha gente existe, tiene sus derechos y ayudan a que los asexuales se conozcan y mantengan relaciones.

asexualPara ello, en el Reino Unido crearon un club para los que buscan pareja asexual, en Francia, un café, dedicado al mismo tema, en China, una agencia matrimonial. En Rusia la comunidad todavía está poco desarrollada, sin embargo van apareciendo las páginas temáticas en la red y los grupos oficiales de apoyo psicológico.

De hecho, los asexuales son personas comunes, pero no tienen interés en las relaciones sexuales —aunque físicamente pueden tenerlas—. Los asexuales suelen conseguir otras formas de placer e intimidad. Una revista rusa TimeOut cuenta qué corrientes existen dentro de la comunidad asexual.

¿Qué tipos de asexuales hay?

El único rasgo común de todos los asexuales es el rechazo al sexo, sin embargo, dentro de esta amplia comunidad coexisten corrientes diferentes: los mismos asexuales, los resexuales y los demisexuales.

Los asexuales son capaces de practicar sexo para la reproducción, pero no lo aceptan como una parte de las relaciones. Los demisexuales pueden tener contacto físico solo en casos de un fuerte vínculo emocional —sin que sea una parte necesaria de su vida—, y los resexuales son los que rechazan el sexo completamente.

Otros tipos de personas que no necesitan sexo son arrománticos y litrománticos. El primer tipo, —los arrománticos— no acepta ningún tipo de relación, cualquiera que sea, mientras que los litrománticos no están interesados en las relaciones recíprocas: les atraen las personas que no correspondan a su amor que ni siquiera intentan aproximarse a ellos. Este tipo de personas normalmente canaliza sus emociones en la actividad artística o laboral.
enero 2/2017 (bohemia.cu)

Distribuir contenido