Los antibióticos mejoran los resultados a corto plazo en los abscesos simples

El empleo de clindamicina, o trimetoprima-sulfametoxazol (TMP-SMX), después de la incisión y drenaje de un absceso simple, da lugar a una tasa de curación más alta que la incisión y drenaje solos, en las infecciones por Staphylococcus aureus, según un estudio aleatorizado y controlado, a doble ciego, publicado el 28 de junio en la versión electrónica de TheNew England Journal of Medicine.

Los antibióticos mejoran los resultados a corto plazo en los abscesos simplesLa clindamicina dio lugar a casi la mitad de las recidivas, en comparación con trimetoprima-sulfametoxazol o placebo, aunque la clindamicina también tuvo aproximadamente el doble de efectos adversos.  "Nuestros hallazgos muestran una ventaja clínica de la antibioticoterapia, además de incisión y drenaje, que parece limitada a los pacientes con infección por S. aureus", informan el Dr. Robert S. Daum, del University of Chicago Medical Center, en Illinois, Estados Unidos, y sus colaboradores.

"Los datos acumulados de nuestra investigación, y la de Talan y sus colaboradores, cuestionan la noción (basada en gran parte en opiniones de expertos o en estudios más pequeños, no potenciados, de no inferioridad y de menor calidad) de que las tasas de curación no mejoran añadiendo la antibioticoterapia sistémica después de la incisión y el drenaje", escriben en su artículo.

Trece de los participantes tenían S. aureus resistente a clindamicina. "Estos datos subrayan la relevancia clínica potencial de la resistencia in vitro a la clindamicina. Los participantes infectados con una cepa de S. aureus resistente a clindamicina que se trataron con este antimicrobiano tuvieron tasas de curación similares a los que recibieron placebo", señalan los autores.

Los investigadores reclutaron a 786 participantes de seis centros médicos académicos en Estados Unidos: University of Chicago Medical Center, Illinois; San Francisco General Hospital, California; Harbor–University of California Los Angeles Medical Center, Torrance; Vanderbilt University Medical Center, en Nashville; Washington University, en San Luis; y Morehouse School of Medicine–Emory University, en Atlanta.

Del total de los participantes, 64,2% se conformaba por adultos, y 35,8% por niños, divididos en tres grupos de edad (< 1 año, 1-8 años, y 9-17 años). Todos los participantes tenían un absceso cutáneo de 5 cm de diámetro, o más pequeño, con una profundidad media de 1,64 cm, y un área media de 3,89 cm2. El absceso tenía 2 cm de diámetro, o era más pequeño en 44,6% de los participantes.

Todos los pacientes recibieron el tratamiento estándar consistente en incisión y drenaje. Posteriormente, los investigadores dividieron de manera aleatoria a los participantes en tres grupos durante 10 días de tratamiento: 266 recibieron clindamicina (300 mg tres veces al día), 263 recibieron trimetoprima-sulfametoxazol (80 mg de trimetoprima, y 400 mg de sulfametoxazol cada 12 horas), y 257 recibieron placebo. La aleatorización también se estratificó "de acuerdo con la presencia de un absceso quirúrgicamente drenable, tamaño del absceso, número de sitios de infección cutánea, y existencia de celulitis no purulenta".

Dos tercios (67%) de los abscesos de los participantes contenían S. aureus, y aproximadamente la mitad (49,4%) contenía S. aureus resistente a meticilina (SARM). Entre los demás participantes, 13,2% tenía estafilococos coagulasa-negativos, 6,9% especies de estreptococo, y 15% otros microorganismos.

Diez días después de concluido el tratamiento, en un análisis por intención de tratar, 83,1% de los participantes que recibieron clindamicina, y 81,7% de los que recibieron trimetoprima-sulfametoxazol se habían curado, en comparación con 68,9% en el grupo que recibió placebo (p < 0,001 para la comparación entre cada grupo de antibiótico, y el grupo con placebo).

julio 10/ 2017 (Medscape)